En tiempos de coronavirus las teorías conspirativas están viviendo un momento álgido hasta el punto que la palabra conspiranoia era candidata a palabra año 2020 por la Fundéu de la RAE (por cierto, ganó confinamiento, que también se lo merecía…).

Enfréntate a las conspiranoias (teorías conspirativas),  candidata a palabra año 2020 por la Fundéu de la RAE
Enfréntate a las conspiranoias (teorías conspirativas), candidata a palabra año 2020 por la Fundéu de la RAE

¿Qué son las teorías conspirativas y las conspiranoias?

Una conspiranoia (conspiración + paranoia) es la tendencia a interpretar los acontecimientos como fruto de una conspiración, explicándolos mediante complejas teorías conspirativas. Un conspiranoico es quien defiende o sigue las conspiranoias.

Las teorías conspirativas normalmente afirman que un fenómeno ocurre como resultado de una conspiración orquestada por una élite de personas poderosas o por una organización siniestra y encubierta.

No son un fenómeno nuevo, es de mucho antes de Internet, pero los últimos años con las redes sociales y ahora con el coronavirus están viviendo un periodo de gracia.

Pero, ¿Por qué surgen las conspiranoias? ¿Por qué nos gustan tanto las teorías de conspiraciones? ¿Tienen algo de cierto? Vamos a ver lo que son las teorías conspirativas, con algunos ejemplos de conspiraciones conocidas, y te voy a dar alguna clave para rebatirlas.

¿Qué hace falta para que triunfe una teoría conspirativa?

Las teorías conspirativas nos gustan. Cuando pasa algo complejo o inexplicable tenemos tendencia a buscar cualquier explicación, por extraña que sea, para no perder el control de la situación. Las teorías conspirativas nos dan esta explicación y nos dan sensación de seguridad (preferimos estar controlados por organizaciones malvadas que admitir que hay cosas inexplicables o caóticas).

Además las teorías de la conspiración nos dan una explicación “simple”. Se trata de la lucha del bien y el mal. Los elementos de una buena conspiración, como si fuera la trama de una película, son:

  • Un malvado, ya sea un individuo (Bill Gates) o una organización (el Gobierno, la Banca).
  • Un objetivo obsesivo (dominar el mundo o la mejora de la raza humana por eugenesia).
  • La manipulación de la población mediante un canal masivo (la televisión en los años 60 o las redes sociales en la actualidad).

Es en este tercer punto donde actualmente las Fake news, bulos y desinformación en Internet ayudan mucho a propagar conspiranoias. Las teorías de la conspiración pueden aparecer para poder explicar hechos falsos difundidos por fake news. También al contrario, hechos inexplicables pueden generar conspiranoias que se difunden rápidamente mediante fake news que las apoyan. Vale la pena recordar que está demostrado que, en las redes sociales,  las noticias falsas se difunden más rápidamente que las noticias verdaderas.

Aplicar el sentido crítico, evaluar críticamente la credibilidad y confiabilidad de los datos y la información de lo que leemos o vemos así como sus fuentes es una de las competencias digitales (la relativa a la alfabetización digital) más importantes que hace falta cultivar en la actualidad.

¿Cómo verificar las teorías conspirativas? 

Las teorías conspirativas, desde el punto de vista de un conspiranoico, son más una cuestión de fe que de razón, por lo que no hace falta que sean demostradas o probadas. 

De hecho, es difícil deslegitimarlas, ya que tanto la evidencia de la conspiración como la falta de ella se van a interpretar como evidencia de su certeza. Están montadas sobre falacias lógicas y razonamientos circulares donde la conclusión ya está incluida en la premisa. 

Sin embargo, podemos evaluar su grado de probabilidad o plausibilidad. Delante una teoría conspirativa, a mí me gusta confrontarla a estos tres principios

  1. La correlación no implica causalidad (cum hoc ergo propter hoc): dos fenómenos que suceden de manera consecutiva no implica necesariamente que uno sea causa del otro. Por ejemplo, se dijo que las redes 5G eran causantes de coronavirus y se compartieron mapas de EE. UU. donde se podía ver que había más casos de covid-19 donde había antenas 5G. Pero la explicación es que esto pasaba en las grandes áreas metropolitanas, que son, a la vez, los primeros lugares donde se extiende la red 5G y las mayores aglomeraciones de personas. Los dos eventos no son causales entre ellos.
  2. Principio de la Navaja de Ockham: Si para explicar un fenómeno tenemos dos o más explicaciones, lo más razonable es aceptar la más simple. En igualdad de condiciones, no se debe tener en cuenta una explicación complicada si existe una más simple. Por ejemplo, unas luces inexplicables en la costa de California es más probable que sean un misil balístico de la Marina estadounidense en unas maniobras militares que una prueba de las visitas de extraterrestres en sus OVNIS.
  3. Principio o navaja de Hanlon: Es una variante (con un punto sarcástico) de la anterior. No debemos atribuir a la malicia lo que pueda ser explicado por la estupidez, el caos o la incompetencia. Muchas decisiones inexplicables de los políticos no obedecen a conspiraciones de poderes ocultos, malvados y secretos, sino a la poca planificación y poca profesionalidad de nuestros gobernantes.

¿Deberías ignorar las teorías de la conspiración o tienen algo de cierto? 

No te las creas a la primera, pero tampoco las descartes del todo, porque lo que te he dicho de la navaja de Ockham y demás es para detectar lo más probable, pero ¡ojo!, también puede ser cierto lo improbable. Es posible que algunas teorías de la conspiración tengan un poco de razón.

Algunas conspiranoias han demostrado ser parcialmente ciertas o no estar mal encaminadas. Por ejemplo, uno de los protagonistas malvados habituales de las teorías de la conspiración, la CIA estadounidense, realizó realmente experimentos con drogas psicodélicas en seres humanos (proyecto MK-ultra).

Además, muchas veces, las teorías conspirativas hacen cuestionarnos ciertos puntos no bien explicados de la versión oficial de algunos fenómenos e invitan un debate profundo sobre la transparencia y comunicación gubernamental. Pueden ser un foro de contrapunto a los gobiernos.

Ejemplos clásicos de teorías conspirativas

Hay miles de teorías conspirativas, pero hay algunas que realmente tienen muchos seguidores, han durado muchos años y ya forman parte de la cultura popular. Algunas de ellas son:

Comprende las conspiranoias y enfréntate a las teorías conspirativas 1

Los viajes a la Luna fueron falsos. El hombre nunca ha pisado la Luna y todo es un complot de la NASA.
Durante la Guerra Fría, EE. UU. y la URSS entraron en una carrera espacial en la que los rusos llevaban la delantera, por lo que la NASA y el gobierno de los Estados Unidos decidieron falsear las misiones del programa Apolo (1969-1972) y la llegada a la Luna.
>>ver más

Comprende las conspiranoias y enfréntate a las teorías conspirativas 2

Muy relacionada con la anterior, está la teoría de que la Tierra es plana. Actualmente miles de personas (terraplanistas) creen que la Tierra no es una esfera achatada por los polos, sino un disco plano.
La idea no viene de la edad media, como podría parecer (en la edad media eran más listos de lo que nos pensamos) sino de los años 50 del siglo pasado.
>>ver más

Comprende las conspiranoias y enfréntate a las teorías conspirativas 3

Los extraterrestres existen y nos han visitado.
El tema da mucho de sí. Incluye la llegada continua de OVNIS a la Tierra, las abducciones de muchas personas a platillos volantes, los tratos de los extraterrestres con los gobiernos a cambio de tecnología y los hombres de negro encargados de ocultar todo esto a la población.
>>ver más

Nuevas conspiranoias en tiempos de coronavirus

En estos tiempos de pandemia por el coronavirus, incluso la OMS ha tenido que alertar de una epidemia paralela, una infodemia (infodemia, otra candidata a palabra del año de la Fundéu) por la proliferación masiva de fake news en las redes sociales que alimentan multitud de teorías conspirativas alrededor de la covid-19.

Algunos ejemplos de teorías de la conspiración en el ámbito del coronavirus serían:

Comprende las conspiranoias y enfréntate a las teorías conspirativas 4

La pandemia de coronavirus forma parte de un plan orquestado por Bill Gates que consiste en implantar microchips rastreables en las personas.
Otras variantes incluyen las antenas de telefonía 5G como causantes de la enfermedad.
>>ver más

Comprende las conspiranoias y enfréntate a las teorías conspirativas 5

El virus SARS-CoV-2, ha sido diseñado por científicos en un laboratorio de Wuhan como parte de una arma biológica. 
También se ha hablado de un plan para llegar a la eugenesia encubierta y planificada de las personas mayores.
>>ver más

Comprende las conspiranoias y enfréntate a las teorías conspirativas 6

Las vacunas para el covid-19 que se basan en la tecnología de ARN mensajero (ARN-m) provocan cambios genéticos en nuestro ADN.
Esto provocará mutaciones (planificadas o no) en la especie humana.
>>ver más

Consejos para hablar con gente conspiranoica

Si tu cuñado o compañero de trabajo es un conspiranoico… ¿Cómo debatir sobre teorías conspirativas y fake news sin llegar a pelearse?

Son argumentos muy emocionales que habitualmente se defienden con vehemencia (por las dos partes), y recuerda que son cuestión de fe para muchos. Al igual que cuando hablamos de religión o política, lo principal es no perder la calma

Hace falta tener empatía y nunca menospreciar al interlocutor. Escucha sus argumentos y piensa que está buscando una explicación de fenómenos reales que le preocupan.

Explica lo de la navaja de Ockham, la de Hanlon y lo de la correlación. Apela al sentido crítico y haz preguntas para obligarle a reflexionar. Ten presente que probablemente no logres convencer a tu interlocutor. No te enfades ni te frustres. Si le has hecho reflexionar un poco, piensa que algo queda y que es posible que empiece a cuestionárselo y contribuyas a que no se difundan tanto las conspiranoias.

ANTES DE MARCHARTE…

Te animo a que te suscribas a la newsletter del blog elvisitantedigital.com para estar al día de recursos y conceptos alrededor de las competencias digitales básicas necesarias para sobrevivir a la sociedad actual y mandarte más contenidos en el futuro. (Prometo no hacer SPAM)

También te pido que compartas el artículo en las redes sociales o dejes un comentario en el post para que pueda saber en qué estás más interesado.

 

contenido exclusivo para mejorar tus competencias digitales

Haz click para acceder GRATIS a
contenido exclusivo para mejorar
tus competencias digitales

¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *